¿De qué se trata el Ramadán, el mes sagrado del islam?

Entrevista a Hossein Kamaly

Hossein Kamaly es un profesor del Barnard College que se especializa en estudios islámicos e historia de Medio Oriente. En esta entrevista explicó los principios básicos del Ramadán, el mes santo del calendario musulmán que empezó el lunes pasado.

¿Cuál es la importancia del Ramadán? ¿Qué se observa en este evento religioso?
Todos los días deben ser iguales en un calendario secular, pero no lo son en los calendarios religiosos. En el caso musulmán todo el mes del ramadán, el noveno del calendario lunar árabe, es la celebración del acontecimiento más especial de todos.
    Se festeja el descenso del cielo a la tierra de la palabra de Dios, el Corán. Durante el Ramadán, las puertas del cielo se abren más que nunca. Así como bajó la palabra de Dios, la palabra de los que rezan le llega de manera más eficaz que en cualquier otro momento.
    Ayunar durante el Ramadán es uno de los cinco pilares del islam. ¿Por qué abstenerse de comer y beber, y de otros placeres corporales, es un elemento crucial de la observación? 

¿Cuál es la importancia espiritual del ayuno?
Para recibir las bendiciones del Ramadán, las mujeres y los hombres que estén en buen estado físico deben ayunar a lo largo del mes, del mismo modo que los jóvenes de ambos sexos que hayan llegado a la edad de la observancia religiosa. Como lo prescribe el Corán, el ayuno diario empieza antes del amanecer y termina con la puesta del sol. Están exentos de ayunar los que no puedan dejar de comer o beber por ser de edad avanzada, tener enfermedades u otras razones, pero igual reciben las bendiciones de este mes.

Además de ayunar, ¿qué otras actividades realizan los creyentes para honrar este mes?
El Ramadán es más que abstenerse de comer o beber durante el día. Es un momento de contemplación, devoción y rememoración de Dios, en especial por medio de la lectura y la recitación del Corán.
    También es importante ocuparse del bienestar de los menos afortunados de la comunidad, al donar a los pobres, en especial, a fines de mes. Para atenuar y sofocar los malos actos dentro de una familia, como hablar mal de alguien, tener rencores y mentir, se realiza una introspección intensa y se debe estar más consciente de Dios durante el Ramadán.
    Uno de los sellos distintivos de este mes es la “noche del destino”, “noche de la medida” o “noche del valor”, llamada Lailat al Qadr, en árabe. El Corán dice que en esta noche especial los ángeles descienden del cielo —incluido el arcángel Gabriel, el más importante— para traer la paz y la presencia divina al mundo. No se precisa cuándo puede ser la noche del destino; por lo tanto todas las noches son especiales.

¿Hay variaciones importantes en la manera de guardar el Ramadán?
Las observancias del mes del ramadán pueden variar en forma y contenido de una comunidad a otra. Por ejemplo, los musulmanes chiitas esperan hasta que se disipen las señales del crepúsculo en el horizonte para romper el ayuno —a esta comida se le llama iftar en árabe—, lo cual puede suceder unos minutos después que la mayoría de los musulmanes sunitas. Una evolución importante, especialmente en Estados Unidos, es que se les da la bienvenida a personas que no son musulmanas para que participen en los iftar.

Beduinos, en Arabia Saudi


Población: 2.006.000
Religión principal: islam
Biblia: Porción  de la Biblia
Estatus: No alcanzada

Los beduinos suelen seguir una jerarquía de lealtades basadas en la cercanía de parentesco que va desde el núcleo familiar hasta el linaje, la tribu e incluso a todo un grupo étnico o lingüístico. Las disputas se resuelven, los intereses se persiguen y la justicia y el orden se mantienen por medio de este marco organizativo. La unidad familiar individual normalmente consiste en tres o cuatro adultos (una pareja casada, más hermanos o padres) y cualquier número de hijos. Viven vidas semi-nómadas y se dedican al pastoreo de rebaños.

Obstáculos para el ministerio
Arabia eSaudita es muy hostil a cualquier tipo de testimonio cristiano

Peticiones
Ore por el puñado de seguidores de Jesús entre los beduinos, que el Señor proteja y alimente su fe. Ore para que se encuentren y que tengan comunión juntos. Ore por aliento espiritual.
Ore para que los beduinos sean cada vez más atraídos por el hombre Isa (Jesús) a medida que leen el Corán.
Ore para que el Espíritu del Señor abra sus ojos para ver que Jesús es más que un profeta.